Los asesinos dan asco, los medios sensacionalistas dan audiencia, los políticos dan comida al rebaño… y Patricia Ramírez no da nada. El respeto, la ternura y el estilo no se dan, se tienen… y si se venden son muy caros, son por amor.