– ¡ Vosotros !, ¿ veis algo por ahí dentro… ?.

– ¡ No, mi Sargento… !.

– Pues os  prometo que yo huelo a Marihuana…

Antonio ves algo ahí dentro, no, pues te juro que yo huelo a Marihuana