Reverencias al rey, mujeres acusadas por brujería, pagar tributos a la nobleza, fieles marcando la casilla del diezmo para la Iglesia, tribunales condenando a los herejes y blasfemos… No importa en qué siglo leas esto en España.

 

-Papá, dame el Santo Sudario para secarme…

-Jesús, llama a las cosas por su nombre, pareces retrasado.

-Lo dices por lo de “papá”?.

-Vete a la mierda!.